"¿Por qué mamá y tú no vivís juntos?"

Hace unos días mi sobrina de cinco años le preguntó a su padre: “Papá, ¿por qué mamá y tú no vivís juntos?” Esto me hizo reflexionar acerca de la separación vista desde la perspectiva de los hijos. Muchos padres separados (entre los cuales me incluyo) solemos sentir cierta “tranquilidad” porque en su momento creímos que nuestros hijos comprendieron nuestras explicaciones y aceptaron bastante bien eso de que sus padres ya no vivieran juntos. Si entonces eran muy pequeños, quizás creímos eso de “no se enteran” y que así se adaptarían aún mejor a la nueva situación. Después de unos años, sin embargo, la pregunta de esta niña me ha hecho comprender que las cosas seguramente no son tan sencillas para ellos como queremos creer. 

Hoy no hablaré de los casos en que los motivos de la separación son lo suficientemente graves como para que ésta sea verdaderamente la única salida, como por ejemplo en los de maltrato, sino de aquellos en los cuales los miembros de la pareja simplemente “no se entienden”, creen que el otro “no les hace felices” o bien deciden que prefieren vivir solos o en compañía de otra persona,  y en los cuales su relación se mantiene dentro de la cordialidad e incluso del “buen rollo” una vez separados. 

Por mucho que los hijos comprendan las cosas y parezcan adaptarse enseguida (como fue mi caso), por fuerza sienten que algo se rompe en su interior. Las dos personas a las que más quieren ya no están siempre a su lado, a pesar de que se mantenga un amplio régimen de visitas. Aunque el padre y la madre intenten compensar las carencias y asumir las cosas que antes hacía el otro, por mucho que se quiera, las cosas “no son lo mismo”. Sin duda, si preguntamos a cualquier niño o niña de padres separados (en los casos mencionados arriba) si le gustaría que volvieran a vivir todos juntos no se lo pensaría dos veces. 

Mi sobrina ni siquiera recuerda los tiempos en que sus padres y ella vivían en el mismo hogar, pero al ir a jugar a casa de compañeros de colegio ha visto que muchos de ellos viven con su padre y su madre y seguramente eso le ha dado qué pensar. Por otra parte, la relación de sus padres es muy buena e incluso a veces organizan salidas los tres juntos, de modo que no es de extrañar que la niña se haga esta pregunta. Alguien podría decir: “Es que eso de salir juntos la perjudica y no deberían hacerlo”. Pero por otro lado también podríamos decir que es bueno que vea que sus padres tienen una buena relación y ella disfruta mucho de esos momentos… En fin, que se haga lo que se haga no parece haber ninguna receta mágica. Lo queramos o no, de una forma o de otra, los hijos sufren en mayor o menor medida, incluso aunque no lo demuestren. Y eso sin hablar de tener dos casas, dos habitaciones, su ropa y sus cosas repartidas en dos lugares o duplicadas, etc., etc. o de los distintos tipos de custodia, según los cuales pueden llevar un ritmo durante la semana y otro distinto el fin de semana o bien cambiarlo semana sí semana no… 

Ahora no creas que estoy defendiendo la familia tradicional y que deberíamos mantener relaciones que no funcionan sólo por los hijos (decisión que, por otra parte, me parece muy respetable). En los tiempos actuales existen muchos otros modelos válidos y yo siempre he pensado que lo que verdaderamente importa es que los hijos se sientan queridos, tanto si los padres viven juntos o separados, como si son adoptados, con padres homosexuales, etc. Sólo pretendo que por un momento nos pongamos en el lugar de una criatura que de pronto ve que su centro de seguridad se escinde y que todo cambia de un día para otro. 

Si las cosas siguen el ritmo que llevan actualmente, llegará un momento en que la estructura familiar “mayoritaria” ya no existirá y todos los modelos tendrán el mismo peso en la sociedad, cosa que hará que todos ellos se “normalicen”. Aún así, no puedo dejar de pensar que los niños y niñas que quieren a sus padres siempre preferirán que vivan juntos…

Supongo que si nuestra estructura social fuera como la de otras especies animales o como la de algunos modelos humanos muy concretos, en los cuales es normal tener hijos con distintas parejas sin más, la situación sería muy distinta y tampoco existirían los lazos emocionales tan fuertes que se establecen ahora. Por otra parte, sin embargo, quizás si aprendiéramos a amar y a amarnos de verdad (incondicionalmente) seguramente tampoco iniciaríamos relaciones de las cuales nos acabamos cansando al cabo del tiempo ni haríamos responsable a nuestra pareja de no hacernos felices… Si dejásemos de buscar a nuestra media naranja y tomásemos consciencia de que todos somos “naranjas enteras” ya no esperaríamos que el otro o la otra llenase nuestra vida… Entonces sería posible imaginar también un futuro en el que las parejas mantuvieran la armonía para siempre y, al margen de los pequeños desacuerdos, no hubiera motivos serios para plantearse una separación… Pero de eso ya hablaremos en otra ocasión. De momento simplemente tomemos consciencia de que por bien que vayan las cosas en una separación no deberíamos dar por sentado que los hijos la aceptan sin más y siguen con su vida “como si nada”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

M'encantaria conèixer la teva opinió! Anima't a escriure!
¡Me encantaría conocer tu opinión ¡Anímate a escribir!